La hidradenitis supurativa, conocida también como acné inversa o Hidrosadenitis, es una enfermedad inflamatoria que afecta a la piel, producida por la obstrucción del folículo pilosebáceo (cavidad donde nace el pelo y se forma el sebo) en la que existe un desequilibrio del sistema inmunológico subyacente.

– Es una enfermedad crónica, recurrente y debilitante.
– No es una enfermedad contagiosa ni tampoco se transmite sexualmente.
– Tampoco es una enfermedad producida por una infección.
– No se debe a los hábitos de higiene o lavado

Se estima que del 1 al 4% de la población presenta hidradenitis supurativa. Se desarrolla habitualmente en adultos a partir de los 20 años, disminuyendo su frecuencia en edades comprendidas entre 50 y 55 años.

Las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar hidradenitis que los hombres.

Actualmente todavía no se conoce la causa, pero parece que la genética y el factor hormonal influyen en algunos casos.

Al bloquearse el folículo pilosebáceo, no puede salir el contenido de las glándulas apocrinas localizadas en los folículos pilosos de los pliegues, lo que produce la formación de quistes que suelen infectarse por las propias bacterias (como Staphylococcus aureus) presentes en la piel.

Paralelamente a este acontecimiento, la respuesta inmunitaria que se produce como consecuencia de esta obstrucción y ruptura folicular está alterada, produciéndose una reacción inflamatoria exagerada.

Se caracteriza por la presencia de lesiones inflamatorias dolorosas, ocasionalmente supurativas (secretan pus) y malolientes en los pliegues cutáneos donde abundan las glándulas sudoríparas apocrinas; concretamente alrededor de las axilas, mamas, ingles, ano, nalgas y genitales.

– Se manifiesta con nódulos (abultamientos) rojos que aparecen y crecen rápidamente hasta romperse formando úlceras, abscesos inflamados, túneles debajo de la piel y cicatrices.

– Las primeras señales son picor localizado, ardor, enrojecimiento y la aparición de un dolor brusco. En este contexto, aparecen nódulos y abscesos dolorosos y ocasionalmente supurativos que pueden transformarse en fístulas y con el tiempo en cicatrices. Los abscesos únicos generalmente curan dejando cicatrices que terminan abriéndose en la piel. Los abscesos múltiples se conectan entre sí formando túneles o fístulas debajo de la piel.

– Si se presionan las lesiones puede salir pus líquido o espeso que puede ser maloliente. El drenaje suele aliviar el dolor que producen.

– En las mujeres las lesiones son más frecuentes debajo de los brazos, mamas y muslos, mientras que en los hombres se presentan en glúteos e ingles.

– Existen periodos alternados de gran actividad de la enfermedad (con brotes de dolor frecuentes) y periodos de remisión (sin brotes).

Una vez que aparecen los síntomas de la hidradenitis supurativa, el retraso en el diagnóstico durante años puede llevar al empeoramiento físico y psicológico del paciente.

– El tratamiento dependerá de la gravedad de la enfermedad y de su impacto sobre el paciente y está principalmente enfocado en controlar la inflamación y reducir o aliviar el dolor.

– Los tratamientos siempre deben de ser prescritos por el médico y serán personalizados según sus caracteristicas personales y su tipo y severidad de hidradenitis.

– Incluye la combinación de medicamentos aplicados directamente sobre la piel (tópicos) como exfoliantes y antibióticos o por la boca (sistémicos) como antibióticos, corticoides y biológicos.

Como terapia de primera línea se consideran tratamientos sistémicos y biológicos:
Tratamientos sistémicos:

– Antibióticos, como tetraciclinas, asociaciones de rifampicina y clindamicina, dapsona o colchicina. Controlan la inflamación y la sobreinfección bacteriana.

– Acitretina oral, destinada a tratar la obstrucción del folículo piloso cuando existe hiperplasia psoriasiforme.

Tratamientos biológicos:

– Adalimumab, actúa al bloquear una sustancia que produce el sistema inmunitario llamada TNF-α, que está claramente aumentada en la respuesta inflamatoria de los pacientes con hidradenitis supurativa.

– Ocasionalmente puede ser necesaria la intervención quirúrgica para escindir las fístulas y abscesos subcutáneos.

– Todo lo que necesitas saber sobre la Hidradenitis Supurativa. Dr. Antonio Martorell Calatayud. EP Health Marketing SL.2016.

– BARÓMETRO DE LA HIDRADENITIS SUPURATIVA. Encuesta sobre la problemática de los pacientes con Hidradenitis Supurativa en España 2015.ASENDHI

Fecha de actualización: 15 enero 2018

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies