Enfermedades hematológicas

InicioEnfermedadesEnfermedades hematológicas

Las enfermedades hematológicas son un conjunto de patologías que afectan a la sangre. Pueden ser muy variadas, algunos ejemplos son:

– Anemia: se define como una concentración baja de hemoglobina en la sangre. Cuando existe anemia severa, los tejidos y órganos del organismo no reciben suficiente oxígeno, la persona se siente cansada, su pulso está acelerado, tolera mal el esfuerzo y tiene sensación de falta de aire. Puede estar originado por múltiples causas: déficit hierro, vitamina B12 o ácido fólico, insuficiencia renal, hiperparatiroidismo, hemorragias o secundario a quimioterapia, entre otras causas.
Neutropenia: es la disminución de neutrófilos de la sangre, células responsables de la defensa frente a infecciones; por lo que puede predisponer al cuerpo humano a contraer infecciones. La causa principal suele ser debida a toxicidad causada por algunos fármacos como la quimioterapia.

– Trombocitopenia: situación de disminución de la cantidad de plaquetas circulantes en la sangre. Puede estar producida por algunos fármacos, o bien deberse a enfermedades autoinmunes (púrpura trombocitopénica). Los síntomas pueden incluir: palidez, sangrado de nariz, sangre en heces u orina, hematomas o erupción cutánea.

– Pancitopenia: existe una reducción simultanea en el número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas en la sangre. Se debe normalmente a enfermedades que afectan a la médula ósea (anemia aplásica, síndromes mielodisplásicos), a un aumento del tamaño del bazo, o a enfermedades como hemoglobinuria paroxística nocturna o lupus eritematoso sistémico.

– Policitemia: trastorno en el cual aumenta el hematocrito, es decir, la proporción de glóbulos rojos por volumen sanguíneo. Los síntomas incluyen dolores de cabeza, vértigos, forma anormal del bazo y/o del hígado; y en algunos casos, hipertensión o la formación de coágulos de sangre.

Fuente: Elaboración propia (Laura Barrajón, Farmacéutica residente en Farmacia Hospitalaria, Servicio de Farmacia. Hospital Arnau de Vilanova de Valencia)

La médula ósea es el tejido que se encuentra dentro de algunos huesos y es donde están las células madre generadoras de todas las células de la sangre (leucocitos, hematíes, plaquetas). Las células madre se obtienen de la médula ósea, de la sangre o de la sangre de cordón umbilical (en el parto). La médula ósea no tiene nada que ver con la médula espinal, que son nervios que recorren la columna vertebral.

Fuente:
Información sobre la donación de médula ósea, disponible en http://centro-transfusion.san.gva.es/

Las células de la sangre que son imprescindibles para la vida y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico:

⁃ Los glóbulos blancos o leucocitos, encargados de la lucha contra las infecciones: neutrófilos, monocitos, basófilos, esosinófilos y linfocitos.
⁃ Los glóbulos rojos o hematies son los responsables del transporte de oxígeno a los tejidos y de llevar de vuelta el dióxido de carbono de los tejidos hacia los pulmones para su expulsión. Los hematíes dan a la sangre su color rojo.
⁃ Las plaquetas colaboran en la coagulación de la sangre cuando se produce la rotura de un vaso sanguíneo.

Las células madre sanguíneas son capaces de producir todas estas células de la sangre.

Fuente:
Información sobre la donación de médula ósea, disponible en http://centro-transfusion.san.gva.es/

Fecha de actualización: 9 Noviembre 2016

Noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies