Enfermedades Inflamatorias Intestinales

InicioEnfermedadesEnfermedades Inflamatorias Intestinales

La enfermedad inflamatoria intestinal comprende dos tipos de enfermedades crónicas que afectan al intestino: la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Ambas cursan con brotes de actividad durante los cuales aparecen los síntomas característicos, éstos suelen durar un tiempo y aunque generalmente reaparecen a lo largo de los años, los pacientes suelen tener periodos sin síntomas en los que pueden hacer una vida normal.

En la colitis ulcerosa se produce una inflamación en forma de úlceras más o menos profundas en función de la gravedad de la enfermedad pero sin sobrepasar las paredes del tubo digestivo, localizadas en la mucosa del intestino grueso (colon) y con mucha frecuencia también en el recto.

La enfermedad de Crohn, aunque también afecta muy a menudo al intestino grueso, es frecuente que afecte el tramo final del intestino delgado (ileon) y además, puede producir inflamación de cualquier zona del tubo digestivo desde la boca hasta el ano. La inflamación empieza con unas llagas que con el tiempo pueden ulcerarse y evolucionar a estrecheces de la pared del tubo digestivo o a fístulas, que a veces pueden atravesar todas sus capas y alcanzar otras estructuras cercanas.

En alguna ocasiones es difícil saber la diferencia entre los dos tipos principales de enfermedad inflamatoria intestinal. Si este es el caso, se le conoce como colitis indeterminada.

Se estima que hay en torno a 220.000 pacientes diagnosticados de enfermedades inflamatorias intestinales. La enfermedad de Crohn es la más prevalerte con 110.000 pacientes en España por delante de la colitis ulcerosa y de las colitis pendientes de clasificar.

Las causas exactas de la colitis ulcerosa y enfermedad de Crohn no están claras. Se cree que varios factores pueden desempeñar un papel importante como determinante de la enfermedad,:

● Genéticos (si tiene un familiar cercano con la enfermedad).
● Factores mediambientales (si consume dieta rica en grasas y tabaco).
● Problema en el sistema inmune (sistema de defensa del cuerpo humano contra la infección): la inflamación puede ser causada por el propio sistema inmune de la persona que ataca al tejido sano del sistema digestivo mientras está luchando contra un virus o una bacteria.

Los principales síntomas de la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn son similares:

● Dolor, hinchazón o calambres en el abdomen.
● Diarrea frecuente o con sangre.
● Pérdida de peso.
● Cansancio extremo.

No todos los pacientes presentan todos estos síntomas, e incluso pueden aparecer síntomas adicionales, incluyendo vómitos, anemia y fiebre.
Estos síntomas pueden aparecer y desaparecer. Se pueden experimentar períodos de síntomas graves, alternando con períodos donde se reduzcan o incluso no aparezcan (control de la enfermedad).

Actualmente no existe cura para la colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn. El tratamiento tiene como objetivo aliviar los síntomas y evitar que vuelva a aparecer.
La colitis ulcerosa leve puede no necesitar tratamiento, ya que los síntomas pueden desaparecer después de unos días.

Los medicamentos utilizados para tratar la colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn incluyen:

● Antiinflamatorios: aminosalicilatos o, en casos más graves, corticosteroides para reducir la inflamación.
● Inmunosupresores : para reducir la actividad del sistema inmune.

Los pacientes con síntomas graves puede que no respondan a la medicación. En estos casos, puede ser necesario quitar quirúrgicamente una sección inflamada del sistema digestivo.

Existe una serie de conceptos que debe conocer, ya que van a dirigir el tratamiento en determinados momentos de la enfermedad:

Recidiva / recaída: reaparición de los síntomas después de un periodo de inactividad de la enfermedad.

Remisión: desaparición de los síntomas y signos de la enfermedad.

Recurrencia: reaparición de inflamación en el intestino después de una intervención quirúrgica.

Brote: periodo de actividad de la enfermedad donde aparecen los síntomas.

Úlcera: llaga o lesión erosiva en la piel o en la mucosa por una inflamación o infección y no tiende a la cicatrización.

Fístula: conducto anormal que se abre hacia el exterior u otra cavidad y se comunica con ésta.

Fecha de actualización: 22 Febrero 2016

Noticias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies