Artritis psoriásica

La artritis psoriásica es una artropatía inflamatoria crónica, caracterizada por la asociación de artritis y psoriasis.

Se desconoce aún la causa de la enfermedad. Se cree que factores genéticos (hereditarios), un funcionamiento incorrecto del sistema inmunológico, la inflamación en las articulaciones y el medio ambiente, juegan un papel importante en el desarrollo de la enfermedad.

Los síntomas más comunes de la artritis psoriásica son:

• Dolor e inflamación en una o más articulaciones.
• Hinchazón de los dedos de las manos y/o de los pies (dactilitis).
• Dolencias en los tendones y los ligamentos, especialmente en el talón (tendón de Aquiles) o en la planta del pie.
• Dolor en la espalda baja, el cuello o en los glúteos.
• Manchas secas y escamosas en el cuero cabelludo, codos, rodillas y/o en el extremo inferior de la espina dorsal.
• Fóvea, caracterizada por depresiones diminutas en las uñas de los dedos de las manos y/o de los pies, y/o desprendimiento de las uñas.

La artritis psoriásica ocurre en personas con psoriasis. No todo el que tiene psoriasis presenta artritis psoriásica. Del 10 al 30% de las personas con psoriasis desarrollan artritis psoriásica.

Afecta tanto a hombres como a mujeres. Usualmente se desarrolla entre los 30 y 55 años de edad.

El diagnóstico de la artritis psoriásica suele realizarse mediante una anamnesis (historial médico) y una exploración física para detectar anomalías en las articulaciones y evidencia de psoriasis en la piel o cambios en las uñas. Algunas de las pruebas que pueden ayudar al diagnóstico son radiografías y análisis de sangre (factor reumatoide negativo). El diagnóstico debe ser confirmado por un médico especialista, preferiblemente un reumatólogo.

• Tratamientos tópicos: cremas con análogos de la vitamina D3 (calcipotriol, tacalcitol y calcitriol), corticoides e inmunosupresores (tacrolimus y pimecrolimus).
• Analgésicos: para el tratamiento del dolor.
• Antiinflamatorios no esteroideos (AINE): incluyen medicamentos para el dolor y la inflamación.
• Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FAME): actúan a nivel del sistema inmunitario modulando su acción.
• Modificadores de la respuesta biológica: ésta es una nueva familia de medicamentos (en ocasiones llamados “biológicos”), que bloquean vías específicas que el sistema inmunitario utiliza en la inflamación.
• Corticosteroides: reducen la inflamación y disminuyen la acción del sistema inmunitario.

La presencia constante de calor e inflamación en la membrana que recubre la articulación, llamada sinovio, puede producir daño y deformidad en dicha articulación. Las manifestaciones clínicas extraarticulares más frecuentes son las oculares, sobre todo la conjuntivitis y la iritis.

Fecha de actualización: 25 Septiembre 2015

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies