Artículos

InicioConsejos: Enfermedades neurológicasELA: Recomendaciones para la ingesta oral si aparecen cambios en la deglución

ELA: Recomendaciones para la ingesta oral si aparecen cambios en la deglución

La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) es una enfermedad del sistema nervioso central que se caracteriza por una degeneración progresiva de las neuronas motoras en la corteza cerebral, troncoencéfalo o bulbo raquídeo y médula espinal.

Pueden aparecer en el transcurso de la enfermedad trastornos de la masticación y de la deglución. Por ello es muy importante reconocer los síntomas y pedir consejo para adaptar la nutrición ya que se pueden ocasionar pérdida de peso, deshidratación, riesgo de aspiración (que el alimento pase a la vía respiratoria) o episodios de atragantamiento.

Existen algunas recomendaciones para la ingesta oral cuando aparecen estos cambios en la deglución:

  • Mantener posición sentada con la espalda erguida. Si existe debilidad de la musculatura cervical se puede utilizar un collarín cervical para mantener sujeta la cabeza. En el caso de los pacientes encamados es importante mantener la cabecera de la cama incorporada 45º.

  • Evitar la hiperextensión de la cabeza, ya que facilita la apertura de la vía aérea y, por tanto, aumenta el riesgo de aspiración.

  • Evitar cualquier tipo de distracción durante la comida.

  • Realizar aspiración con sonda de las secreciones y la saliva de la boca.

  • Evitar alimentos:

    • Que se fragmenten en pequeños trozos durante la masticación (por ejemplo, los frutos secos), para evitar fenómenos de aspiración.

    • Empalagosos, como el pan de molde, y sustancias que al combinarse con la saliva generen una pasta espesa (p. ej., el chocolate).

    • Evitar mezclar alimentos con diferentes texturas (p. ej., la naranja), ya que una consistencia homogénea favorece la deglución.

  • Utilizar espesantes para los líquidos o zumos de tipo néctares se degluten mejor que el agua al tener una consistencia más espesa.

  • La medicación puede mezclarse con gelatina y deglutirse en un único trago.

  • Introducir pequeñas cantidades de alimento en la boca, masticar despacio y no introducir más alimento hasta no haber deglutido el anterior.

  • Disminuir la cuantía de las ingestas y aumentar su frecuencia a lo largo del día para evitar la fatiga durante la ingesta y la disnea asociada a la distensión abdominal posterior.

  • Cuando se detectan signos de desnutrición o el tiempo necesario para una alimentación adecuada se alarga excesivamente, puede proponerse de forma precoz la realización de una gastrostomía percutánea (GP). Consiste en la colocación de una sonda en el abdomen que va directamente al estómago y permite la administración de una alimentación completa (nutrición enteral). Además se puede combinar con la ingesta vía oral.

Fuente: Sociedad española de neumología y cirugía torácica (SEPAR) y fundación Luzón: “Convivir con la ELA”. Consulte el documento completo aquí

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies