Artículos

InicioConsejosRECOMENDACIONES NUTRICIONALES PARA PACIENTES CON ANTICOAGULANTES ORALES

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES PARA PACIENTES CON ANTICOAGULANTES ORALES

Los anticoagulantes orales (Sintrom®o Aldocumar®) son medicamentos que hacen que la sangre tarde más tiempo en coagular, con el fin de evitar la trombosis y/o la embolia. Estos fármacos actúan reduciendo ciertos factores de la coagulación que se producen en el organismo. Pero en este proceso también interviene la vitamina K.

El contenido en vitamina K de su dieta es muy importante, porque influye en la eficacia del tratamiento, pudiendo favorecer tanto un exceso en su acción (si se toma poca vitamina K pueden aparecer hemorragias), como un defecto (si se toma demasiada vitamina K pueden formarse trombos).

 

El principal objetivo es seguir una dieta tipo mediterránea, basada en recomendaciones generales como:

– Tomar al menos tres piezas de fruta y cinco de verdura al día y unos 30 gramos de frutos secos una o dos veces por semana (nueces o almendras).

– Incorporar diariamente alimentos del grupo de los cereales y derivados (pan, arroz, pasta) preferentemente integral. Tomar legumbres dos o tres veces por semana.

– Tomar al menos dos raciones de alimentos lácteos diarios (preferentemente desnatados o semidesnatados).

– Elegir más pescado que carne y evitar carnes grasas.

– Evitar alimentos ultraprocesados, con grandes cantidades de aceites vegetales hidrogenados.

 

 

Además se  deben tener en cuenta ciertas consideraciones específicas durante el tratamiento con anticoagulantes orales como:

– La mayoría de la vitamina K proviene de alimentos de origen vegetales, especialmente de hortalizas de color amarrillo oscuro o verduras de hoja verde, como las espinacas, el brócoli, el repollo, la lechuga romana, la remolacha o los espárragos. Estos alimentos se pueden incluir en la dieta, pero de forma controlada.

– Evitar realizar y mantener modificaciones bruscas en la dieta, ya que los cambios importantes de vitamina K mantenidos durante una semana, pueden provocar alternaciones en las pruebas de coagulación. Algunos ejemplos típicos son: iniciar dietas de adelgazamientos de bajo contenido en vegetales o aumentar bruscamente la ingesta diaria de alimentos con alto contenido en vitamina K porque sean de temporada.

– Los alimentos de origen animal (salvo el hígado) no suelen contener cantidades apreciables de vitamina K, por lo que se deben tomar sin preocupación

– No tome suplementos de vitaminas, productos naturales o de herboristería sin consultar con su médico, ya que podrían contener niveles considerables de vitamina K

 

 

 

fuente: https://www.seen.es/docs/apartados/103/Recomendaciones%20dieta%20ANTICOAGULACION%20ORAL%202018.pdf. Sociedad Española de Endocrinología y nutrición.

Infografía de @elblogdepills

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies